Marketing y guerra: ¿Por qué debes afilar tus armas o herramientas de marketing?

Quién sabe si la tercera guerra mundial se librará entre empresas en lugar de entre países, porque cada vez son más las grandes organizaciones que tienen más recursos y poder económico que muchos países. Sin embargo, en una guerra entre empresas, el target es el público objetivo y se compite por alcanzarlo para que compre los productos de la empresa, mientras que el target como objetivo militar busca la destrucción del objetivo.

El Diccionario de la RAE define “guerra”, en su primera acepción, como una desavenencia y rompimiento de la paz entre dos o más potencias, por lo que las campañas comerciales agresivas entre grandes compañías pueden calificarse como guerras por incrementar las cuotas de mercado.

Estrategia y táctica son dos características comunes de la guerra militar y el marketing, quien las domine estará en disposición de incrementar su cuota de mercado en decremento de sus competidores.

Pero para ganar una guerra, además de contar con los mejores profesionales, es necesario contar con las mejores armas, las cuales las define la RAE como instrumentos, medios o máquinas destinados a atacar o defenderse. Por lo tanto, podemos hablar de armas o herramientas de marketing enfocadas a atacar el target o a defender la cuota de mercado que posee una empresa de los ataques de sus competidores.

Páginas