1. Introducción

Ante la creciente demanda y complejidad del comercio exterior, principalmente a países asiáticos, las empresas exportadoras necesitan un planteamiento cada vez más técnico y profesional para determinar las mejores fórmulas de competir en los mercados exteriores. Por ello es necesario recurrir a las técnicas de comercialización, a los métodos de organización y a los principios de gestión empresarial que nos brinda toda estrategia de marketing, orientada al mercado exterior.

Su acceso debe decidirse racionalmente analizando rigurosamente las posibilidades de exportación mediante estudios de mercado, análisis de viabilidad comercial y una adecuada planificación. La exportación no es una actividad residual o marginal y debe considerarse por las empresas como fundamental en la gestión comercial de una empresa, máxime en una economía global como en la que nos encontramos actualmente. Las empresas españolas tienen pendiente la asignatura de saber salir con éxtio al mercado internacional.

El cuadro siguiente recoge algunas diferencias entre el marketing nacional e internacional:

Marketing nacional

Marketing internacional

• Una lengua y nacionalidad.

• Mercados relativamente homogéneos.

• Los factores políticos influyen poco.

• Disponibilidad de datos exactos y simples.

• Situación estable del entorno.

• Clima financiero homogéneo.

• Una sola moneda.

• Reglas del juego claras y comprensibles.

• Varias lenguas, nacionalidades y culturas.

• Mercados fragmentados y diferenciados.

• Los factores políticos son vitales.

• Obtención difícil de datos claros.

• Inestabilidad del entorno.

• Diferentes climas financieros.

• Diferentes monedas.

• Reglas del juego diferentes, cambiantes y poco claras.

GRÁFICO 1. LA INVESTIGACIÓN DE MERCADOS DEBE DAR RESPUESTA A CUATRO PREGUNTAS BÁSICAS

Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores dándole al botón de Facebook, Twitter o Google +. Gracias!